Usted está aquí

¿Por qué prototipar en educación? La impresora 3D y la mejora de la experiencia de aprendizaje.

24/06/2015

2015 está siendo, sin duda, el año del aprendizaje basado en proyectos (ABP). Cada vez más centros están incorporando esta forma de trabajar en el aula, y existen decenas de grupos de trabajo, comunidades virtuales y artículos. Un buen ejemplo de esta situación es, por ejemplo, el trabajo realizado en el seno del MOOC Aprendizaje Basado en Proyectos desarrollado por educaLab para el INTEF, y que ha supuesto una buena introducción al ABP para muchos profesores. Del desarrollo de ABP nos gustaría destacar ahora una cosa: la importancia de trabajar en un producto final, sobre todo en forma de prototipo, cuando nos encontramos ante proyectos que culminan con la creación de un producto. Si bien la planificación del proyecto, el diseño del proceso y el reparto de tareas, la recogida de información y diseño del producto son importantes, no menos importante es prototipar y procurar hacer de cada proyecto un caso de éxito. O como dice a menudo Fernando Trujillo, una experiencia memorable.

La web 2.0 ha facilitado la creación de productos digitales en el aula, el desarrollo de nuestra identidad, y el siguiente paso vendrá dado, sin duda, por la integración de dos tecnologías en las aulas: la impresión 3D y la robótica. Tanto una como otra van a marcar los próximos años, aunque nos detendremos ahora en la primera.

Todavía recuerdo la primera vez que vi una impresora3D imprimir. Con un sencillo programa había dibujado un vaso en tres dimensiones, y apenas una hora después lo tenía en la mano. Y no era cualquier vaso: era un vaso que yo había imaginado, dibujado... y ahora podía beber de él. No cabe duda de que experimentar el proceso de creación de esta forma, con todo lo que implica elaborar el prototipo (geometría, ergonomía, física, matemáticas, diseño, manejo de tecnología, etc.), favorece el proceso de aprendizaje en muchos sentidos:

  • Se establece con el producto del proyecto una relación similar a la del artista con su obra de arte. El alumno siente que lo que hace es importante para él, con todas las ventajas cognitivas que ello implica.
  • Multiplica el compromiso y la implicación del alumno con la actividad, que cobra cuerpo en un objeto que puede explicarse, mostrarse y compartirse.
  • El análisis del resultado del proyecto se realiza casi de forma instantánea: se puede valorar el resultado y su adecuación como solución al problema propuesto.

¿Y tú, has tenido experiencias con impresoras 3D? ¿Cómo prototipas tus proyectos en el aula? 

Añadir nuevo comentario