No es noticia que la presencia de los dispositivos móviles en las aulas sea hoy una realidad, pero si que debiera serlo la previsión de (“The singularity is near” de Ray Kurzweil) que en el año 2025 la capacidad de procesamiento de estos dispositivos será equivalente a la de un cerebro humano. ¿Estamos preparados para enseñar a un alumno que lleva otro cerebro en la mano?  (A un alumno que si hoy entra en infantil con tres añitos, ¡tendrá en 2025 la edad de trece años!) La respuesta es NO. ¿Nos estamos preparando?.

grafenooooo

Esta es la pregunta que nos estamos haciendo muchos de los que nos dedicamos al mundo educativo. No es ni sencilla ni única la respuesta. La mía es que en general no estamos preparando poco, bastante poco, y lo que me preocupa no es la escasez de recursos destinados a la formación en este campo sino la parálisis que produce en muchos docentes el simple hecho de pensarlo.

Unos por que creen que  no les llegará y otros simplemente piensan que ya lo aprenderán cuando el futuro les adelante. Pero dejando un lado opiniones personales y volviendo a la realidad, los alumnos que hoy tenemos en las aulas se enfrentarán a un mundo globalizado donde tendrán que realizar trabajos que en muchos casos aún no están inventados.

Por tanto debemos de empezar a tener en cuenta sus necesidades y no nuestros miedos. Llegada a esta conclusión, se nos ocurre otra pregunta, ¿Cómo y en qué tenemos que prepararnos?

e1cb5288-7416-4c49-9cdb-09dd250c0449

¡Feliz año 2015 y bienvenido al futuro!

Durante este año 2014, un grupo de afortunados profesionales coincidimos en una visión: “Mejorar las experiencias de aprendizaje de los alumnos”. Pero ¿cómo podríamos llevar a cabo tan colosal tarea? Solo hay una manera, a través del profesorado.

Estuvimos estudiando qué ofreceros y cómo hacerlo, para que lo que les enseñáramos llegara finalmente al aula, y así nació el Cómo: el Modelo de Formación de Aonia Nueva Educación, un modelo que destaca por tres aspectos fundamentales:

◊ EVALUACIÓN: Tenemos en cuenta el punto de partida de cada docente para construir sus nuevos aprendizajes  de manera significativa.

◊ FORMACIÓN: No información. Buscamos una transformación de las experiencias de aula dotando de competencias al docente.

◊ SEGUIMIENTO: No os dejamos solos. Realizamos un seguimiento de la formación impartida hasta que se ven cumplidos los objetivos individuales docentes y el general de centro.

IMG_20141128_135943

Poco después, nos metimos de lleno en el Qué, y nació nuestra segunda gran obra de este año, el modelo Aonia de desarrollo de competencias digitales docentes (CDD).

¿Os imagináis un centro educativo con todos sus docentes trabajando digital y tecnológicamente? Nosotros sí, y se multiplican las posibilidades de innovación metodológica que se pueden llevar en beneficio de una mejor experiencia de aprendizaje de los alumnos y del posicionamiento del centro.

Este campo nos abrió otras muchas ideas de desarrollo, formación específica en dispositivos móviles, aprendizaje ubicuo, flipped classroom, entre otras.

Además hemos decidido no quedarnos el conocimiento sólo para nosotros, queremos compartir, por lo que organizamos jornadas, escribimos artículos y divulgamos información a través de Redes Sociales.

Por tanto hemos pensado que la mejor manera de despedir el año no era un adiós 2014, sino un ¡Bienvenidos! Aonia Nueva Educación.

5811 Jornadas futuro del aprendizaje

Gracias 2014, seguimos creciendo.

www.aonia.es

Por fin llega la tercera entrada de nuestra serie Las Competencias Digitales Docentes a fondo. En ella vamos a tratar la tercera de las áreas que contempla el Marco Común de Competencia Digital Docente, Creación de contenido, que refiere a la capacidad de “crear y editar contenidos nuevos (textos, imágenes, vídeos,…), integrar y reelaborar conocimientos y contenidos previos, realizar producciones artísticas, contenidos multimedia y programación informática, y saber aplicar los derechos de propiedad intelectual y las licencias de uso”.

Captura de pantalla 2014-11-20 a la(s) 10.53.49

Imagen de John Scalzi

(más…)

Después de mucho trabajo, y con los mismos nervios que un pequeño en su primer día de colegio, por fin dimos el pistoletazo de salida a uno de los proyectos más ambiciosos de Aonia, la primera de las Jornadas sobre el futuro de la educación. Como ya os contamos en un artículo anterior, queremos que estas Jornadas se conviertan en un foro de referencia donde los centros escolares puedan crecer compartiendo sus proyectos educativos y cómo afrontan los retos que se les presentan.


(más…)

Durante mis años de formación de docentes me he encontrado con muchísimos prejuicios, malentendidos y mitos alrededor de la competencia digital. Hoy quiero hablar de una de las ideas que más se repiten y que, a mi juicio más daño hacen de forma directa a nuestros estudiantes: el mito de los nativos digitales.

El dudoso honor de inventar la categoría de nativo digital recae sobre Marc Prensky, que en 2001 escribió un artículo en el que la definía en oposición a su pareja, el inmigrante digital. Los nativos, resumiendo a Prensky, son los nacidos a partir del año 80, momento en que la tecnología se había desarrollado lo suficiente como para abaratar sus costes de producción y distribución y convertirse en algo cotidiano. Los inmigrantes son los que han nacido antes de esa fecha.

 Digital Native

Las ideas de Prensky han llevado a posturas encontradas con respecto a nuestros aprendices, quizá empujados por la propia terminología empleada. Si soy nativo, eso quiere decir que estoy habituado a usar la tecnología, y que sé gestionarla y emplearla de la manera más eficaz para mis propósitos. No es extraño, por tanto, leer textos que defienden que los estudiantes del siglo XXI, absorben rápidamente la información multimedia de imágenes y videos, igual o mejor que si fuera texto; consumen datos simultáneamente de múltiples fuentes; esperan respuestas instantáneas; permanecen comunicados permanentemente y crean también sus propios contenidos (Nativos digitales y modelos de aprendizaje).

¿Es eso verdad? Y más importante, de ser verdad, ¿qué repercusiones tiene eso para nosotros los docentes? ¿Basta con que proporcionemos a nuestros alumnos más material audiovisual para mejorar su aprendizaje?

Contra el mito de los nativos digitales ha escrito recientemente Danah Boyd, en su excelente It’s complicated, the social lives of networked teens, mostrando de qué manera tenemos una gran responsabilidad sobre lo que nuestros jóvenes hacen en la red: que estén habituados a utilizar medios digitales (redes sociales y otras herramientas) no significa que las entiendan, o que sean capaces de aprovecharlas. Más al contrario, cuanto más complejo es el mundo en el que nos manejamos, más necesidad tenemos de aprendizaje y entrenamiento, independientemente de la edad que tengamos.

La competencia digital, así, se muestra como otro de los elementos fundamentales que todo ciudadano debe desarrollar, y que, por ende, los profesores tienen que trabajar en sus aulas. Los alumnos, mal que nos pese, puede que manejen la tecnología más que muchos que nosotros, pero en pocas ocasiones mejor. Porque no nos estamos refiriendo aquí a manejar un blog, o subir un vídeo a YouTube o a una red social, sino, y sobre todo, a ser capaz de gestionar información en entornos complejos, crear contenido relevante a partir de distintas fuentes, desarrollar capacidad de abstracción y tolerancia a la frustración, aprender a ser resolutivo, etc…

Lecturas recomendadas:

Además de It’s complicated, uno de mis libros favoritos sobre el tema se llama Everything bad is good for you, or Why popular culture is making us smarter, del que encontrarás una reseña que seguro que te anima a leerlo aquí.

Este pasado fin de semana se celebró en Madrid el SIMO 2014 (Salón de Tecnología para la Enseñanza) evidenciando el buen momento que vive el sector de la innovación educativa en España, al menos en su vertiente más tecnológica. La transformación del evento en los últimos años (recordemos que en origen era una feria sobre material de oficina) y, sobre todo, el interés mediático de esta edición, son dos de los hechos a destacar: sin duda el trabajo que nos queda por delante en los próximos años va a ser fascinante.

En este artículo queremos analizar cómo hemos visto el desarrollo del salón desde las redes sociales y los blogs, para destilar algunas de las tendencias más importantes del curso 2013-2014 que tuvieron presencia en la feria.

(más…)

Desde hace unos años, cada vez que comienza el curso me gusta pensar en cuáles serán las tendencias, las teorías, las palabras en definitiva, que marcarán la vanguardia en esto de la innovación educativa. Más allá del wishfull thinking (esas tendencias que nunca terminan de arrancar, por más que se repiten una y otra vez año tras año), quiero compartir con vosotros mi predicción para este año. Para facilitar el asunto me he limitado a tres cosas: herramientas, teorías y metodologías. Espero que os resulte interesante.

  1. Herramientas.

Si hablamos de herramientas, está claro que las App van a ser las estrellas del curso. Los dispositivos móviles están cada día más presentes en las aulas, y el uso de aplicaciones en las programaciones didácticas se va a generalizar. No es de extrañar que el número de artículos de blogs educativos dedicados al análisis de aplicaciones haya crecido exponencialmente en los últimos años, y sea cada vez más necesario un análisis crítico por parte de los docentes de qué Apps son útiles en nuestras aulas.

Lectura recomendada: The App Generation, Gardner, H. & Davis, K. (2013). Puedes ver un vídeo sobre el libro aquí.

  1. Teorías educativas.

En lo que a teorías educativas refiere, las distintas tendencias tienen un elemento en común, el término neuroeducación, educational neusoscience o brain based learning. Sin duda, las aportaciones de la neurociencia van a determinar las aportaciones teóricas y metodológicas más innovadoras de los próximos años. Y esto ocurrirá más cuanto más nos preguntemos qué saben los docentes acerca de cómo aprende el cerebro.

Lectura recomendada: What can cognitive neuroscience do to enhace our understanding of education and learning?, Hon Wah Lee & Chi-Hung Juan, in Journal of Neuroscience and Neuroengineering Vol 2. pp. 393-399, 2013.

  1. Metodologías.

Sin duda, la estrella de este curso va a ser el Aprendizaje Basado en Proyectos. El año pasado creció enormemente la divulgación y la formación sobre el tema, y no me extrañaría que este curso veamos cada vez más experiencias en las aulas. Si todavía no te has animado, puedes empezar viendo esta introducción al tema:


¿Y tú? ¿Cuáles crees que van a ser las tendencias educativas en tu centro este año?

¡Por fin podemos hablaros de la primera Jornada sobre el Futuro del Aprendizaje organizada por Aonia! Hemos venido trabajando con mucha ilusión en este proyecto, que queremos convertir en un espacio de referencia para la discusión acerca de la innovación educativa (y la integración de esas innovaciones en el aula).

Captura de pantalla 2014-10-15 a la(s) 14.37.51

Las Jornadas sobre el Futuro del Aprendizaje se celebrarán de forma periódica, con invitados relevantes en la temática que servirá de hilo conductor a cada una de ellas. Nuestro objetivo es facilitar el acceso a las novedades más interesantes para la innovación educativa de los centros, al tiempo que compartimos mejores prácticas, experiencias de desarrollo organizacional, soluciones de integración de IT, etc…

La primera de estas Jornadas tendrá lugar el próximo día 30 de octubre en el Colegio Antonio Machado, bajo el título de “Mi Colegio 2020”. En ella hemos invitado a tres centros escolares de la provincia de Sevilla a que compartan con los asistentes cuáles son los retos a los que se enfrentan, cómo van a afrontarlos y, sobre todo, cómo se imaginan que será su colegio dentro de 6 años. Estamos seguros de que te resultará interesante, no sólo por la calidad los ponentes, sino porque creemos que representan tres visiones diversas y relevantes respecto a la realidad de los centros escolares.

Puedes ver más información sobre los ponentes y la Jornada, e inscribirte, en el siguiente enlace. ¡Te esperamos!

Seguimos con nuestra serie de artículos sobre Competencia Digital Docente, resolviendo algunas de las dudas que más nos estamos encontrando al respecto de las distintas áreas. Hoy vamos a centrarnos en la Comunicación.

 

Sin duda, la Comunicación a través de medios digitales ha sido uno de los elementos que ha revolucionado nuestra relación con la red, y abierto posibilidades prácticamente infinitas. Los contenidos son importantes (¡qué duda cabe!), y sólo hay que ver cómo, por ejemplo, internet creció en más de 50 millones de páginas web entre 2003 y 2008. Ahora bien, si analizamos el tráfico actual de la red, es fácil darse cuenta de que los sitios que más movimiento generan son, precisamente, los que permiten y fomentan la comunicación entre usuarios, evidenciando cuál es la función predominante de la red hoy día. Puedes ver esto de forma muy clara en el gráfico The Internet in Real Time, justo aquí abajo.

Click the animation to open the full version (via http://pennystocks.la).

En el Marco General de Competencia Digital Docente, el área de Comunicación trata competencias relacionadas con comunicar en entornos digitales, compartir recursos a través de herramientas en línea, conectar y colaborar con otros a través de herramientas digitales, etc… Siguiendo con el es esquema de nuestra anterior entrada, para considerar a una persona competente en el área debería:

  • Ser capaz de seleccionar en cada momento cuál es el medio que le permitirá comunicar su mensaje de la forma más fiel.
  • Se capaz de adaptar su comunicación al interlocutor y al medio, al mensaje y eligiendo la herramienta más adecuada a sus intereses.
  • Ser capaz de compartir contenido a través de esos medios.
  • Ser capaz de contribuir a la creación de contenido empleando herramientas en línea, que impliquen la contribución a conocimiento ya existente.
  • Ser capaz de contribuir a ese conocimiento respetando e integrando las ideas de otros contribuyentes.

¿Y qué ocurre en el aula? Sin duda, la integración de herramientas de comunicación favorece, sobre todo, la apertura de la misma a experiencias de aprendizaje que involucran a terceros: familias, otros colegios, expertos, etc… El docente, de esta forma, tiene como cometido favorecer que estos intercambio se produzcan, teniendo en cuenta además:

  • Ayudar al alumno a seleccionar los medios que va a emplear, en función de las necesidades de la comunicación, el interlocutor, etc…
  • Trabajar con el alumno en la construcción de su identidad digital, que será la que le permitirá comunicarse en la red.
  • Favorecer la significatividad de las actividades en las que intervengan medios de comunicación digitales.
  • Huir de actividades donde el uso de medios de comunicación digitales sea superfluo o no significativo (p.e. que los alumnos se twiteen entre ellos por parejas mientras están en clase).
  • Diseñar actividades en las que la cocreación de contenidos por parte de los alumnos pueda verse enriquecida con el uso de herramientas de comunicación digitales.

Y tú, ¿has introducido alguna herramienta de comunicación en tu dinámica de aula? ¿Qué tal ha sido la experiencia? ¿Cuáles fueron los puntos que mejor funcionaron? ¿Y los que podrías mejorar? ¿Por qué? ¡Comparte tu experiencia con nosotros en los comentarios!

La semana pasada, y a raíz de los artículos que estamos publicando sobre Competencia Digital Docente, empezamos a recibir muchas preguntas acerca de lo que supone el documento desarrollado por el INTEF y sus contenidos. Por ese motivo, nos hemos decidido a escribir una serie de artículos sobre la temática, en los que esperamos arrojar algo de luz y compartir la forma en que enfocamos esta temática en Aonia.

En nuestros programas de formación relacionamos cada una de las parcelas en que se articula la Competencia Digital Docente con distintas etapas de la evolución de la web y la sociedad. Creemos que es una buena forma de romper el hielo, sobre todo en el área de Información, donde el paso de la web 1.0 a la web 2.0 marcó un antes y un después acerca de cómo nos aproximamos al conocimiento en la red (como ya hemos visto antes).

4069956136_d1c6aeb2f0_b

Tal como se refleja en el Marco General de Competencia Digital, el área de Información incluye competencias dirigidas a identificar, localizar, obtener, almacenar, organizar y analizar información digital, evaluando su finalidad y relevancia. Esto es, para considerar a una persona competente en el área debe:

  • Ser capaz de identificar y seleccionar cuáles son los términos fundamentales que dirigirán su búsqueda.
  • Ser capaz de utilizar elementos dirigidos a la articulación de una estrategia de búsqueda compleja.
  • Ser capaz de analizar la información localizada: contenido, fuente, valor, relevancia,…
  • Ser capaz de incluir la fuente y la información que contiene en un corpus mayor, que le permita ponerla en relación con otras fuentes y recuperar los contenidos cuando lo necesite.
  • Ser capaz de compartir su corpus con otros.

¿Qué debe hacer entonces el docente en sus clases? En relación con el área de Información, no podemos pensar en la web como un mero repositorio de artículos con mayor o menor validez (lo que hacíamos cuando íbamos a una biblioteca física), sino que debemos desarrollar en nuestros alumnos pensamiento crítico y estrategias de trabajo con las fuentes que permitan multiplicar exponencialmente el valor de los contenidos que en ella se encuentra, ayudándoles a:

  • Identificar el problema y prever cuál es la información que quiere obtener de la web.
  • Conocer cuáles son los entornos y comandos que le ayudarán a obtener información relevante.
  • Tener una estrategia clara para la evaluación de fuentes, en todos los aspectos.
  • Usar herramientas de etiquetado y sindicación que faciliten el acceso a los contenidos y ponga en valor las fuentes.
  • Compartir y poner en relación su corpus con otras fuentes y agentes, enriqueciendo los contenidos y facilitando el crecimiento del conocimiento.

Con todo esto, es importante que la formación en este área de la Competencia Digital Docente esté dirigida sobre todo a identificar cómo desarrollar las estrategias necesarias y adaptarlas a las distintas áreas de conocimiento, así como al perfil de nuestro centro y de nuestro alumnado.

Esperamos haber resuelto las dudas que algunos habíais planteado al respecto de las Competencias Digitales Docentes en el área de Información. En unos días hablaremos de Comunicación, pero mientras, si tienes cualquier duda, no dejes de compartirla en los comentarios de esta entrada.